Rusia continúa deshaciéndose de sus dólares estadounidenses

El pasado mes de abril, comentábamos que Rusia se desprendía de la mitad de sus bonos del Tesoro de EE.UU. y vendía en el mercado por valor de 47.500 millones de dólares. Entonces las reservas rusas de dólares bajaban casi un 50% quedando fijadas en en 48.700 millones de dólares estadounidenses. Pero la tendencia vendedora ha continuado desde entonces y ahora, según un informe del Departamento del Tesoro de los EE. UU., las inversiones rusas en bonos del Tesoro sólo son de 14.900 millones. A pesar de las ventas, Rusia no ha perjudicado la capacidad de Estados Unidos para pedir dinero prestado. Rusia no es uno de los acreedores principales de los Estados Unidos –lo es China- y su pico más alto en tenencias de deuda estadounidense fue de 105.700 millones alcanzado en noviembre de 2017. Por el contrario, China posee aproximadamente 1,2 billones de dólares. Por eso “no es particularmente alarmante el dato”, apunta Guy LeBas, estratega jefe de renta fija de Janney Capital. Y en la misma línea apunta Eugene Chausovsky, analista senior de Eurasia en la consultora Stratfor, que no encuentra “un gran problema” en estas ventas. Sin embargo, concede, “si tuviéramos este tipo de venta masiva desde China, estaríamos ante un escenario completamente diferente”. Una idea que también es esbozada en algún análisis. 

Las ventas rusas de bonos estadounidenses –y en grandes volúmenes- no son nuevas. En diciembre 2014 corrió el rumor de que el Banco Central de Rusia podría vender parte de sus reservas de oro pero no solo no se confirmó si no que Rusia compra regularmente oro para sus reservas. De hecho, hace ya tiempo que Rusia ya posee más oro de las tenencias de la Unión Soviética poco antes de su colapso y no hace mucho superó a China como el quinto país que más oro acumula. En aquellos momentos de debilidad, Rusia no se desprendió de una sola onza de oro porque optó por vender 22.000 millones de dólares de deuda pública estadounidense (US Treasuries), un 20% del total de sus reservas de deuda. Con la operación, Rusia fijó su inventario de deuda pública estadounidense a 86.000 millones (diciembre 2014), el nivel más bajo desde junio 2008.

www.creditjoyas.com