Además del oro, Rusia apuesta por los yuanes para diversificar sus reservas.

Según el informe del Banco de Rusia publicado el pasado lunes, el 20% de las reservas oficiales está compuesta por yuanes y oro.

El Banco Central de Rusia ha aumentado la participación de la moneda china en sus reservas oficiales, diversificando así las tenencias tradicionales de activos, a costa del dólar estadounidense. Recordemos que el pasado mes de abril, Rusia se desprendió de la mitad de sus bonos del Tesoro de EE.UU. por valor de 47.500 millones de dólares dejando en la reserva otros 48.700 millones de dólares estadounidenses. Uno de los grandes beneficiarios de esta estrategia de diversificación han sido los yuanes chinos, que han subido al 2,8 por ciento en el último trimestre de 2017, desde el uno por ciento que representaba en el tercer trimestre del año pasado. Así, la divisa china, junto con las actuales tenencias de oro, que es del 17,2 por ciento, representan una quinta parte de las reservas totales de Rusia.

Rusia está comprando más activos en yuanes que otros bancos centrales del mundo. Con las compras de casi $ 12 mil millones en la primera mitad de 2018, el banco central de Rusia ha elevado sus tenencias en yuanes por encima del 1,4% que representa el peso de la divisa china a nivel mundial. La moneda china se ha convertido en uno de los activos más deseado para Rusia desde la introducción de sanciones contra el país en 2014, liderada por los EE. UU. y sus aliados occidentales, a cuenta de la anexión de Rusia de Crimea.

Desde entonces, Rusia ha estrechado todavía más sus lazos con China, firmando acuerdos de intercambio de yuanes y rublos y aumentando los tratados bilaterales entre los dos países con sus respectivas monedas nacionales como protagonistas, obviando al dólar de la ecuación.

Si bien es cierto que todavía la mayoría de los activos del Banco de Rusia está compuesta por dólares estadounidenses, también lo es que el papel del dólar está disminuyendo gradualmente. La participación del dólar en las reservas de Rusia se sitúa en el 45,8 por ciento en el cuarto trimestre, desde 46,5 por ciento en los tres meses previos. Para Piotr Matys, estratega de divisas en mercados emergentes de Rabobank, “el aumento en la participación de los activos en yuanes, si bien es relativamente pequeño, refleja las intenciones de Rusia de diversificarse lejos de las principales monedas”. Aunque no hay que perder la perspectiva de la fortaleza del dólar en el comercio internacional, “no será fácil para Rusia reducir significativamente la participación del dólar en sus reservas dado que el dólar sigue siendo una de las monedas más líquidas” y como se ha visto en Irán, no es fácil tratar de desdolarizarse completamente.

www.creditjoyas.com